Convencionales

Los detectores convencionales son básicamente dispositivos con dos estados: encendido y apagado. Si no hay humo o calor, no hacen nada. Si existe un determinado nivel previamente establecido de humo o de calor, pasan al estado de Alarma. Los dispositivos están conectados a un circuito, llamado zona, y cada uno de estos circuitos está conectado a un panel de control. Si un detector convencional pasa al estado de alarma, el panel de control será capaz de identificar qué zona es la afectada, pero no el lugar exacto donde se ha desencadenado el incendio.

Para más información sobre los sistemas convencionales antiincendios, preguntas frecuentes.